interZona

Conspiración en el país de Tata Batata

Ezequiel Martínez Estrada

Portada Conspiración en el país de Tata Batata
ISBN
978-987-1920-76-1
Páginas
240
Formato
13 x 21 cm
Encuadernación
Rústica
Muestra

Editado por Ariel Magnus

A Ezequiel Martínez Estrada se lo recuerda, en la historia de las ideas, como autor de ensayos, de los más importantes que se han escrito en este país. Algunos son ineludibles: Radiografía de la Pampa, sin duda el de mayor renombre, equivalente al Facundo de Domingo F. Sarmiento. O bien su libro sobre el peronismo, ese jeroglífico nacional: Qué es esto. Todo un título. Sin embargo, en sus inicios, Martínez Estrada tuvo fama de poeta. Y si bien al final de su vida dedicó esfuerzos a causas revolucionarias –en Cuba– y todavía tuvo tiempo de clavar la pica tercermundista, la obsesión de su vida fue la Argentina, a la que también llamó “Trapalanda”, y ambos eran nombres de ficciones: de cuentos que terminan mal. Y cuentista él lo fue –publicó varios– y asimismo obras de teatro, y nos dejó una novela inconclusa, Conspiración en el país de Tata Batata. Nunca dejó de ser un creador de obras literarias y hasta cabe conjeturar que sus embestidas quijotescas contra todo y contra todos –es una estampa posible: batallador, desmarcado, en pose de jaque maque– eran las de un descreador de leyes y países. Quizás toda su vida se preparó para escribir una gran novela, y todo lo anterior fueron apenas aprestos, y tan solo le faltó poner el punto final, justo él, que siempre los ponía a quemarropa.

Christian Ferrer

Edición impresa $295

El autor

Ezequiel Martínez Estrada

Ezequiel Martínez Estrada nació en 1895 en la Provincia de Santa Fe. Entre 1918 y 1929 publicó seis poemarios y obtuvo importantes premios literarios, entre ellos: el Primer Premio Municipal por Argentina y el Primer Premio Nacional de Literatura por Humoresca y Títeres de pies ligeros. Escribió ensayos, cuentos, biografías, poesía y obras teatrales. Ejerció la docencia y colaboró en la revista Sur.

Fue conocido como un célebre autodidacta, un notable intelectual que dedicó su vida a pensar el país. Sus obras más importantes, además de La cabeza de Goliat, fueron Radiografía de la pampa, Muerte y transfiguración de Martín Fierro, y La Vida maravillosa de Guillermo Enrique Hudson. Presidió la Sociedad Argentina de Escritores y la Liga Argentina por los Derechos del Hombre.