interZona

Diario de la peste 73: Un hombre se ahogó en Dios

Día a día, el gran escritor portugués y maestro del texto breve busca poesía en el sombrío mar de la cuarentena. Infobae reproduce sus columnas, que son originalmente publicadas por Expresso y que, traducidas por Paula Abramo, tomarán forma de libro en interZona.

Las protestas pueden llevar a nuevos brotes de covid-19, advierte el Servicio de Salud Pública de Estados Unidos.

El Rally de Finlandia, cancelado.

Más de 5 mil indígenas de la Amazonia infectados.

La propagación se acelera en Irán.

Desde el campo me dicen: dos mirlos, y la enfermedad llegó al pueblo.

Dos mirlos, cuatro infectados.

La naturaleza que canta pierde 2 a 4 contra la naturaleza que asusta.

En el pueblo, el número cuatro es muy alto.

No todos los números son del mismo tamaño.

Vas de la ciudad al campo y un mirlo ya es suficiente sonido para que empieces a pensar en cosas inútiles.

Reabiertas todas las mezquitas en la Franja de Gaza.

La Federación de Nadadores-Rescatistas recomienda: los salvavidas deben privilegiar el rescate "sin meterse al agua".

Salvar sin meterse al agua.

Salvar sin meterse al fuego.

Salvar sin meterse a la tierra y salvar con cubrebocas (bien protegidos del aire).

El que salva se mantiene lejos del que está en peligro.

Salvar a distancia.

Arrabal, Topor y Jodorowsky crearon en los años 60 el movimiento artístico Pánico.

"Estoy en Pánico y me divierto", era el lema del grupo.

No es fácil salvar a quien se ahoga sin mojarse los pies.

Hemos vuelto a las salvaciones místicas.

Una encuesta imaginaria en mi cabeza.

Si Dios es el agua de la piscina, ¿a qué altura está el agua de tu piscina?

Si Dios es el agua del mar, ¿hasta qué altura avanzas?

¿Te paras de puntitas para tener la cabeza a flote?

¿Permaneces mucho tiempo bajo del agua, sin respirar?

¿Nadas? Si la respuesta es afirmativa, ¿rápido o lento?

¿Te da miedo ahogarte?

Trudeau permanece "21 segundos en silencio antes de responder una pregunta sobre Trump".

Una intervención estilo Cage, pero un silencio mucho más modesto.

4 minutos con 33 segundos menos 21 segundos igual a 4 minutos con 12'.

Victoria evidente de Cage.

Los herederos de Cage. Una vez denunciaron a alguien por hacer una pieza de algunos segundos de silencio.

El silencio era de Cage. No se roba así lo sutil.

En el ajedrez, "una niña húngara es capaz de ganarle a los campeones".

Una de las ventajas del ajedrez es que no hay retórica.

Todo es silencio y acto útil.

No sirve de mucho sacudir los pies o la cabeza.

Hay que mover una pieza y luego esperar.

Una buena síntesis, pero la vida es un poco más movida e imprevista.

Más de 1,000 personas acostadas frente al Capitolio. Ni el trino de un mirlo.

Italia abre la circulación interna y las fronteras.

El vacío y el silencio no son patrimonio de Oriente. Pero Occidente los usa con absoluta torpeza

Deja caer el silencio al suelo y provoca, de ese modo, un estruendo.

Le gusta tanto el vacío que le instala en el centro monumentos y fiestas.

"El hombre occidental es una mitad, el hombre oriental es otra mitad. Mi objetivo es construir un hombre entero", decía Osho, el místico indio (oriente) que era dueño de veinte Rolls-Royce (occidente).

Derek Chauvin posó ocho minutos la rodilla sobre el cuello de Floyd.

Al final, más de un minuto sin oír ni una sola palabra de aquél que hacía unos instantes pedía auxilio.

Entre el auxilio y la mudez sin aire se instala a veces un instante decisivo.

Instante decisivo, término de la fotografía y de la historia privada y del mundo.

Acusado: homicidio en segundo grado.

Es necesaria protección para la lluvia ácida que se acerca.

Rilke en su torre hacía poemas; en el siglo XXI, éstos vendrán de los bunkers.

Un hombre se ahogó en Dios.

Otro no se moja ni los pies.

¿Cómo está el agua hoy: caliente o fría?

¡Una novedad de otro planeta!: No te pierdas "Tres marcianos", lo último de Sergio Bizzio