interZona

Entrevista a Marcos López: “Constitución es como Machu Pichu”.

Por Gretel Gaffoglio / El fotógrafo y artista plástico santafecino vive y trabaja en Constitución porque cree que es un lugar especialmente energético y “un cruce sociopolítico cultural”. Se jacta además, de ser un “orgulloso y confeso ladrón” del “mantel de hule” de Leonardo Favio, símbolo inequívoco del subdesarrollo.

Se autodefine como hijo no deseado, tras una noche de escarceos, entre Diego Rivera y Andy Warhol. El multipremiado fotógrafo Marcos López, de 58 años, es el creador de estéticas como el “Pop Latino” (2000), el “Sub-realismo Criollo” (2003) y el “Pop Latino Plus” (2007). Para su última muestra en el Centro Cultural Kirchner -que se exhibe hasta diciembre-, concibió otra que habla del “Ser Nacional” (2016), donde mezcla texturas y objetos propios del subdesarrollo para ahondar en la identidad argentina.
Tras ganar en 1982 una beca del Fondo Nacional de las Artes, se instaló en Constitución, según él, “epicentro de América Latina, por el cruce de culturas de inmigrantes bolivianos, paraguayos y peruanos, sumados a los trabajadores que llegan desde la periferia al sur”.

-¿Qué es la fotografía para Marcos López?

-Mi herramienta para hacer una reflexión visual sobre la angustia existencial.

-¿Qué lugar apacigua ese dolor existencial?
-Parque Lezama después de tomarme tres Fernet en el bar Británico.

-¿Por qué decís que tus fotos tienen más que ver con la pintura que con la fotografía?
-Porque me gustaría ser pintor. Tomar fotos me resulta fácil, pintar me sale mal.

-¿Qué es lo fascinante de la pintura?
-La pintura me sirve para la introspección, dejar pensar al cuerpo a través del gesto de la mano, del brazo.

-¿Quién compra tus obras, latinoamericanos, europeos, galeristas..?
-No se, son gente rica, con dinero porque mis obras son caras.

-¿Por qué elegís Plaza Constitución para vivir y trabajar?
–Es un lugar energético, un cruce sociopolítico cultural de América del Sur. Es como si fuera Machu Pichu.

-¿Qué temas se repiten en tu obra?
-Hay una idea de un primer amor trunco, que está intacta. Solo hablo de eso.

-¿Cómo fue tu niñez?
-En mi infancia había tristeza, la tristeza de un pueblo de la llanura pampeana con gauchos que se hacían los sabelotodo.

-¿Y el momento más feliz de chico?
-El día que hice un gol en el equipo de mi pueblo, Santa Paula.

-¿El peor?
-Cuando una asistente del cura que me preparaba para la comunión me dijo que Cristo había dicho: “A los tibios, de mi boca los vomito”. Y yo me sentí tibio y vomitado.

-¿Por qué aseguras que la ternura nos salva?
-Porque no nos van a salvar ni los políticos, ni el sistema económico ni el arte.Los gestos cotidianos de ternura, nos acercan a la solidaridad, a la modestia.

-¿Tenés un costado trágico?
-Sí, soy como un payaso, me hago el gracioso, pero mi esencia es melancólica.

-¿Encontrás algún beneficio en los excesos?
-Las catarsis. Superponer para llegar al vacío. Es como meditar al revés.

-¿Qué es lo que te conmueve de las baratijas?
-La precariedad. Una palangana de plástico me remite a la gente simple, común, imagino lavanderas. El mantel de hule de los bares de ruta es lo que me conmueve más.

-¿Tenés alguna obsesión con la limpieza? La mencionás continuamente.
-Soy medio sucio.

-¿Quiénes han sido tus grandes maestros?
– Diego Rivera, David Hockney, William Egleston, Andy Warhol, Jorge Cafrune, el Cuchi Leguizamón, Pina Bausch.

-Siempre hablás de convocar a los maestros, ¿creés en la presencia de las almas de los que ya no están?

-Sí, creo en el chamanismo. En el contacto con los ausentes a través de las imágenes poéticas.

-Pasas mucho tiempo en Facebook. ¿Qué encontrás?
-En Facebook me comunico conmigo mismo y con los lectores como si fuera el editor general de un diario, y al mismo tiempo, el editor de fotografía.

-¿Un libro?
-El próximo que voy a editar llamado “Verdad-Consecuencia”. Son notas, fragmentos, textos breves recopilados tras cinco años de escribir on line en Facebook.

-¿Una canción?
-Cardo o Ceniza de Chabuca Granda.

–¿Un cuadro?
-El despertar de la criada, de Eduardo Sívori, de 1887.

-¿Una escultura?
-La araña de Louise Bourgeois (Escultora francesa contemporánea nacionalizada americana).

-¿Una deuda pendiente?
-Ser surfista.

-Te invitan a una fiesta de disfraces, ¿qué te ponés?
-Me disfrazo de perro amargado.

-¿En qué época hubiese gustado nacer?
-Ahora.

-¿Qué personaje te hubiese gustado ser?
-Mark Zuckerberg.

-¿Si fueras un color cuál serías?
-Rosa chicle.

-Si tuvieras que atesorar solo un recuerdo en tu memoria, ¿cuál elegís?
-Un domingo a la mañana en la cocina de mi casa, en que mi hija pintaba, cuando tenía seis años.

Envío gratuito: Con tu compra superior a ARS 500, recibí tus libros sin pagar el envío en cualquier lugar de la República Argentina