interZona

La danza del origen · ¿Qué es el butoh? #16

No bailo una danza que pertenezca a este mundo. Bailo la danza que el cuerpo recuerda. Min Tanaka Quien danza rechaza la separación del contenedor y el contenido. Pascal Quignard, El Origen de la danza

Los cuerpos de los vivos son la vanguardia de un movimiento naciente que origina el espacio y el tiempo. A través de nosotros este nacimiento prosigue sin otro destino que la creación que lo embriaga. Danzar es recordar que somos creación y origen. Este recuerdo no es del tipo que se proyecta en el pasado. Este recuerdo activa quienes somos. La identidad que nos imponen los estados, las narraciones con las cuales las familias nos constriñen y las almas puestas al servicio del dominio de los sacerdotes de los dioses vengativos asedian la creación que somos, creación nunca individual, siempre en plural. El origen es una apertura, una dilatación, un ensanchamiento, una deriva, un verter, un don. La danza del origen desmonta los diques que los poderes nefastos de este mundo han impuesto a nuestras vidas. El butoh no pertenece a este mundo de convenciones, artimañas, seducciones, dominios, sumisiones. En este mundo petrificado, el butoh recuerda el magma y su erupción en la atmósfera. Butoh es recordar la potencia del nacimiento.

En 2013, Pascal Quignard publicó L’Origine de la danse (¡felizmente disponible en españoldesde poco!), escrito durante los dos años que duró el encuentro entre la literatura y el butoh que el autor francés protagonizó junto a Carlota Ikeda. La danza, cuando toma como axioma el nacimiento del mundo, según escribe Quignard, no pertenece al lenguaje. No pertenece al juicio. Es sin rostro. Es sin apariencia fija. Invade la oscuridad del cuerpo y del mundo sin intención de iluminarlo. Esta danza no huye del mundo sino que sale de él sencillamente, se disuelve en la salida que el mundo es. Siendo pura salida se funde con el surgimiento del mundo, con el espaciamiento del espacio, rechazando la diferencia entre contenedor y contenido. La danza no es un arte del mundo humano, escribe Quignard. Es un movimiento común a todos los brotes, a todos los nacimientos. Si el origen de la danza se encuentra en el surgimiento continuado del mundo, si el mundo es más amplio que el lenguaje humano, entonces podemos nombrar la danza butoh la danza del origen.

Galería

Envío gratuito: Con tu compra superior a ARS 500, recibí tus libros sin pagar el envío en cualquier lugar de la República Argentina