interZona

"La máquina de hacer paraguayitos", Washington Cucurto

Cucurto no escribe, Cucurto hace magia.✨ Hay un concepto asociado al arte que tiene que ver con hacer desde lo que hay, a partir de lo que sobra, sin necesidad de salir a buscar algo nuevo. Y es precisamente eso lo que hace Cucurto en este libro: arte. Hace mucho que quería leerlo. Había algo en el título que me parecía espectacular y sentía que así sería todo el libro. Lo que no sabía era que “La máquina de hacer paraguayitos” era una colección de poemas “atolondrados” que ponen en relieve todo aquello que siempre estuvo escondido. Se trata de versos construidos con desecho, el lenguaje residual le da voz a los marginados. La lupa está puesta en lo escandaloso, lo vulgar y lo visceral. La descripción de las prostitutas caribeñas o de los puestos de Once se vuelve vívida gracias a ese relato transparente, cruel y fogozo.

“A diferencia de los procedimientos de la gauchesca –donde los verseros eran señoritos–, acá es el gaucho auténtico el que se pone a cantar, estos versos rantifusos, milimétricos en su desparpajo(...)”, escribió Fabián Casas. “La máquina de hacer paraguayitos” se convirtió en un clásico, que vino a mostrarnos que la marginalidad es hermosa y merece ser poesía. (Increíble edición de Interzona)

Cucurto doesn’t write, he does magic.

¡Aceptamos criptomonedas!: Desde hoy podés pagar tu compras con Bitcoin y otras criptomonedas