interZona

La noción de naturaleza en las teorías de la «écriture féminine»

El artículo propone una revisión crítica de algunas teorías diferentes sobre la escritura de las mujeres, discutiendo su evolución desde 1975 y el lugar que ocupa la noción de naturaleza en estos discursos.

La noción de “escritura femenina” apareció alrededor de 1975, cuando Hélène Cixous publicó La jeune née en colaboración con Catherine Clément, seguida, ese mismo año, del ensayo “Le rire de la méduse” en un número de L'Arc. , dedicado a Simone de Beauvoir. En 1977, Cixous publicó La Coming to Writing ; en el mismo año, revistas como Sorcières o Revue des Sciences Humaines dedican temas específicos a esta pregunta: ¿hay escritura femenina?

¿Qué decir de estos textos releyéndolos veinte años después? Primero nos llama la atención su carácter algo anticuado hasta el punto de preguntarnos si la noción de "escritura femenina" en lugar de abrirse a una teoría general de la producción literaria femenina, como hemos pensado en este momento, no es más bien un fenómeno histórico. limitado a un cierto período, la década 75-85. Este punto de vista podría además estar justificado por el hecho de que en su libro de texto Literatura en Francia desde 1968 , B. Vercier y J. Lecarme reagrupan un gran número de escritores contemporáneos en un solo capítulo titulado “Escritos femeninos”.

¿Qué cubre la noción de "femenino" por escrito? Primero me gustaría echar un vistazo a los escritos de Cixous, que están en el centro de este debate. En La jeune née , Cixous enumera tres puntos sobre la feminidad en la escritura: primero, un privilegio de la voz, es decir, una oralización del lenguaje que implica una relación menos sublimada con la madre: "En la mujer siempre hay más o menos “La madre” que repara, nutre y resiste la separación ” 8 . Esta relación con una cierta oralidad se refleja en las metáforas que recorren el propio texto de Cixous; la voz es "leche inagotable", "la mujer escribe con tinta blanca" 9. La relación con la oralidad también hace que la escritura femenina sea "una canción antes de la ley"; la canción sigue siendo una metáfora recurrente.

Podemos establecer paralelismos entre la concepción de la voz de Cixous y la modalidad de lenguaje que Kristeva llama semiótica y que opone a otra modalidad: la simbólica. La semiótica se refiere, de hecho, a la oralidad y al placer, ese "prerrequisito" de la simbolización que concierne a las pulsiones y que, en el lenguaje poético, se manifiestan en particular en forma de ritmos fónicos y musicalidad semántica. Se trata de funciones que se remontan a estructuras preedípicas, y Kristeva utiliza a veces el término “semiótica materna” para calificar estos procesos que opone al lenguaje simbólico, “social”, constituido como lugar paterno, lugar del superyó. . 10. Según Kristeva, la mujer sigue siendo el soporte más sólido de la socialidad, pero oscurecida o apareciendo solo en las rupturas de lo simbólico, de modo que cuando "el sujeto en proceso" se descubre separado (de lo simbólico), al mismo tiempo se descubre a sí mismo como femenino 11 . Además, podemos notar que Kristeva rechaza la idea de una escritura femenina y ve en los escritos de mujeres solo particularidades estilísticas y temáticas.

En segundo lugar, Cixous ve los efectos de la feminidad en el privilegio del cuerpo. Esta relación menos sublimada con el cuerpo aparece en la historia a la inversa: “las mujeres hemos vivido en sueños, en cuerpos pero silenciosas, en silencios” 13 . La histeria tradicionalmente atribuida a las mujeres constituye un ejemplo típico en la medida en que significa el sufrimiento de un cuerpo necesitado de lenguaje; el sufrimiento de un individuo que participa muy poco en los intercambios simbólicos, mientras se resiste a los signos que se le imponen. La unión entre cuerpo y lenguaje, incluso la somatización misma, también se encuentra del lado de las “brujas”, y más verbalmente entre los “místicos”. Según Irigaray, el discurso místico es "el único lugar en la historia de Occidente donde las mujeres hablan, actúan, también públicamente".

Sin embargo, la perspectiva de Cixous es revalorizar esta relación con el cuerpo, en lugar de considerarlo como una forma de opresión, susceptible de desaparecer cuando las mujeres hablan en su propio nombre. Si Cixous se esfuerza por revalorizar un lenguaje cuya relación con el cuerpo parece menos sublimada, es como ella dice: "más cuerpo por lo tanto más escritura" 15No se trata de una cuestión de estilo, asociada más bien a la idea de la unicidad del sujeto individual, sino de escritura en el sentido de que se supone que la escritura establece un lugar plural, atravesado por varias voces, que al desplazar el sentido habitual de palabras introduce una polisemia que nos hace percibir el mundo de otra manera. Finalmente, si la noción de estilo implica una elección activa por parte del autor, basada en la idea de un dualismo entre contenido y forma, la noción de escritura presupone una relación que pretende ser más cercana al 'inconsciente'.

En sus textos de ficción, Cixous introduce efectivamente lo que ella llama palabras corporales, es decir, juegos de palabras que se supone que producen una ruptura en lo simbólico, para introducir la imaginación "femenina". En el lenguaje: "elusiones" en lugar de "ilusiones". "," día y noche "en lugar de" días y noches "," fantasmas "en lugar de" fantasmas "," biografille "en lugar de" Biografía "," surúnculo "en lugar de" superyó ", las mujeres estarían" sin un homicilo fijo ", etcétera.

En tercer lugar, Cixous ve los efectos de la feminidad en la “despropiación” o la “despersonalización”, es decir, una subjetividad abierta, una capacidad de apertura al otro. Al respecto, podríamos evocar una frase de Virginia Woolf: "Esta es una de las mayores superioridades de la mujer para poder pasar, incluso al lado de una bella negra, sin querer convertirla en inglesa" 16 que, aunque lo hace No entrar en palabras de Cixous, ilustra bien esta idea de poder ver al otro en su diferencia, sin reducir al otro a lo mismo.

Históricamente, las mujeres han ocupado el lugar del otro en una relación jerárquica, haciendo de lo "femenino" algo que se asemeja a lo "masculino" pero menos bien, menos perfecto - o, por el contrario, muy idealizado, que es el caso. . Revalorizar al otro en su diferencia significa, por tanto, dar importancia a lo que en la escritura es impropio, a lo que concierne al sentido heterogéneo, indecidible, del otro lado del texto. Esta inscripción de no identidad está, en gran medida, connotada en lo “femenino”, no solo en Cixous, sino también, por ejemplo, en las lecturas deconstructivas de Derrida. En lugar de una individualidad bien afirmada, se valorará al sujeto escindido, no solo como un eco de las teorías modernas del sujeto (psicoanálisis, análisis del discurso, crítica deconstructiva),17 . Cabe señalar que Kristeva adopta la misma perspectiva sobre la maternidad como prueba radical de división de aproximadamente 

En lo que acabo de esbozar como teoría sobre la “escritura femenina” en Cixous, nos encontramos finalmente ante una suerte de paradoja, ya que el rechazo de la identidad a uno mismo entra en una lógica de afirmación de lo femenino. Parece haber una contradicción entre la idea misma de desnudar al sujeto, que además es característica de toda una parte de la escritura moderna, ya sea escrita por hombres o por mujeres, y lo que, a pesar de todo, resulta ser un fuerte afirmación de identidad. Surge entonces la cuestión de saber articular el vínculo entre un sujeto "femenino" que acaba de aparecer (La jeune née , La Venue a la escritura) y el esfuerzo, paralelo, de desnaturalizar los dualismos de la metafísica occidental, ya sea que provengan de las relaciones sexuales o de otras oposiciones.

Si, en La jeune née , podemos leer: "No hay más 'destino' que la 'naturaleza' o la esencia, como tal, sino estructuras vivas, tomadas, a veces congeladas en límites históricos. Cultural" 19 , sin embargo, nos llama la atención una reflexión que, salvo algunos pasajes ocasionales que recuerdan el carácter cultural de la diferencia entre sexos, en definitiva excluye toda consideración histórica. Por un lado, Cixous quiere promover nociones como la voz, el cuerpo, la despropiación en la escritura, porque históricamente, filosóficamente, los efectos de la feminidad están ahí, pero eso no quiere decir que las mujeres realmente hayan escrito. De ese lado, lejos de ahi. En este sentido, recordamos la famosa nota a pie de página en La risa de la Medusa, donde Cixous dice que vio la feminidad inscrita en la literatura francesa solo por Colette, Duras y Jean Genet. A este nivel, no tenemos nada que decir, porque en realidad no se trata de una teoría justificada y documentada, sino de un avance de una poética o de un modelo estético muy concreto. Lo que podemos decir es: por qué, en definitiva, hablar de los efectos de la feminidad ya que hay tan poca conexión entre la feminidad y las mujeres reales, las mujeres en la historia y su escritura. Por otro lado, constantemente se produce un desplazamiento o cierta confusión, en los textos de Cixous, entre femenino y mujer . Así también podemos leer que "si hay un" propio "para la mujer, probablemente sea su capacidad para privarse sin cálculo ” 20 , o incluso“ más que el hombre invitado a los éxitos sociales, a la sublimación, las mujeres son cuerpos ”

Surge así una visión ahistórica de la mujer. Demasiado relacionadas con el cuerpo, las mujeres subliman menos y por lo tanto no pueden acceder plenamente al orden simbólico, definido como masculino. Además, cabe preguntarse por la noción de cuerpo: ¿es un cuerpo real, imaginario o cultural? En esta forma ahistórica de referirse al cuerpo, este último tiende a fusionarse con la idea de una naturaleza del cuerpo.

También me parece que la noción de feminidad es problemática en su asimilación casi total con lo materno. Cixous llega incluso a hablar de “sexo materno” en algunos de sus textos de ficción 22 . Primero, parece extraño concebir lo femenino solo desde el punto de vista materno. Y esta “maternidad” nunca se cuestiona sino que parece evidente, es decir, concebida como ligada al cuerpo, a la oralidad de la voz, a una generosa privación de uno mismo. Esta forma de identificar lo materno con una estructura finalmente preedípica implica una naturalización que confina lo materno-femenino a una especie de naturaleza matricial, anterior a la cultura. En resumen, ¿la escritura femenina sería una "escritura para la madre"?"? También encontramos la misma asimilación entre lo femenino y lo materno en Kristeva e Irigaray.

Sin embargo, la perspectiva de Cixous es revalorizar esta relación con el cuerpo, en lugar de considerarlo como una forma de opresión, susceptible de desaparecer cuando las mujeres hablan en su propio nombre. Si Cixous se esfuerza por revalorizar un lenguaje cuya relación con el cuerpo parece menos sublimada, es como ella dice: "más cuerpo por lo tanto más escritura" 15No se trata de una cuestión de estilo, asociada más bien a la idea de la unicidad del sujeto individual, sino de escritura en el sentido de que se supone que la escritura establece un lugar plural, atravesado por varias voces, que al desplazar el sentido habitual de palabras introduce una polisemia que nos hace percibir el mundo de otra manera. Finalmente, si la noción de estilo implica una elección activa por parte del autor, basada en la idea de un dualismo entre contenido y forma, la noción de escritura presupone una relación que pretende ser más cercana al 'inconsciente'.

 

Deberías leer a M. John Harrison: Deberías venir conmigo ahora: una antología de literatura fantástica que reúne quince años de trabajo de un escritor único en su especie