interZona

Reseña "La máquina de proyectar sueños"

La máquina de proyectar sueños es una novela que no puede ser fácilmente encasillada en un género en particular. Tiene cosas de realista, también algún tinte fantástico, el recurso de los sueños y las fantasías y también componentes poéticos. 

En la portada del libro hay una aclaración que da que hablar: debajo del título, dice “Fábula autobiográfica”.  ¿Qué sería esto? Es difícil de definir con absoluta precisión. Por un lado, que sea autobiográfica, implica que los hechos que se narran en la novela han efectivamente pasado, aunque no es necesario que todos estos sean reales. Quizás baste con que los sucesos más importantes sean los autobiográficos. Por otro lado, el término fábula da cuenta de algo más relacionado a lo fantástico. En la novela, se juega mucho con el tema de los sueños. De hecho, el primer capítulo de La máquina de proyectar sueños, “Las noches” relata exclusivamente sueños que tiene la protagonista; esas noches de insomnio en la que ve cómo sus hermanas duermen plácidamente, mientras ella no puede dejar de estar despierta. Y cuando logra conciliar el sueño, tiene pesadillas. 

Muchas veces, cuando aparece una historia en la que el protagonista es un niño, (en este caso una niña) se suele pensar que dicha historia pertenece al género conocido como novela de iniciación. Sin embargo,La máquina de proyectar sueños va más allá que esa etiqueta. En esta novela, hay otros elementos que la definen. Como ya se dijo, el libro tiene un gran componente poético, además de algún que otro guiño a lo fantástico. En ese sentido, no se ve una historia que apunte específicamente a mostrar a una niña que va creciendo, aprendiendo, etc., sino que este libro enfoca más en otros aspectos de la literatura, como la prosa de la autora, o incluir más elementos de lo onírico, de lo relacionado a los sueños y a la imaginación. Quizás, lo único que tenga esta novela del género de iniciación es que la protagonista sea una niña.

Si tuviese que elegir el factor que más me gustó de esta historia, ese sería sin dudas el estilo de la autora. Su forma de narrar es muy poética, y consigue transmitir y describir situaciones cotidianas a través de una narración lírica y estilizada. De esta forma, estos sucesos que podrían pasar inadvertidos en nuestra rutina, pasan a ocupar un rol preponderante en lo que la autora quiere narrar en esta historia. Cuestiones como los sueños están más que presentes. De hecho, ya el título da cuenta de esto, y además le agrega un componente fantástico; esa noción de máquina que es capaz de transmitir sueños, de sacarlos de nuestro inconsciente para que otro pueda verlos, así como los estamos viendo nosotros mientras dormimos. 

En esta historia, también aparece otro aspecto más ligado a lo realista, que es la muerte del padre de la protagonista. Es interesante ver cómo se da una especie de paralelismo invertido; por un lado, vemos cómo la protagonista va creciendo, descubriendo nuevas cosas de la vida, mientras su padre va, poco a poco, cayendo en la enfermedad y deteriorándose. Esto puede también extenderse a lo que es la vida misma, es decir que muchas veces nuestras vivencias van por un lado, mientras que la vida por otro, y el tema empieza cuando esos caminos se encuentran. 

La máquina de proyectar sueños es una historia interesante porque parece disfrazada de eso que llamamos novela de iniciación, pero también contiene otros muchos elementos que le dan originalidad y complejidad, como es el caso de la cuestión poética en el estilo de la autora.

Envío gratuito: Con tu compra superior a ARS 500, recibí tus libros sin pagar el envío en cualquier lugar de la República Argentina