interZona

Un actor a la deriva

Yoshi Oida

Portada Un actor a la deriva
ISBN
978-987-790-032-3
Páginas
208
Formato
13 x 21 cm
Encuadernación
Rústica c/solapas
Muestra

Formado en las artes tradicionales japonesas, Yoshi Oida decide dar un salto audaz entre mundos en busca de una nueva visión del teatro: sin hablar ni inglés ni francés, deja de ser un colaborador de Yukio Mishima para comenzar a participar en el teatro experimental de Peter Brook.

Un actor a la deriva da cuenta de estos viajes por África, Irán y Estados Unidos, por las secretas técnicas del teatro, por su pasado en un monasterio de Japón y por su fascinante historia personal y profesional que conjuga Oriente y Occidente. 

De suma belleza y sabiduría, esta obra clave del teatro puede ser disfrutada por amantes de la sensibilidad japonesa, de la filosofía zen y de la enriquecedora experiencia que brinda el contraste de culturas al viajar. 

“Yoshi me contó una vez acerca de un viejo jugador de kabuki que al parecer dijo: `Puedo enseñarle a un joven actor qué gesto usar para señalar a la luna.Todo lo demás, desde la punta del dedo hasta la luna, depende de él´.

`Para mí´ -agregó Yoshi- `no importa si el público recuerda lo hermoso que fue el gesto después de la actuación. Solo me interesa una cosa: ¿Viste la luna?´

Y yo puedo decir que he visto muchas lunas con Yoshi.” 

Peter Brook

Edición impresa $1090

El autor

Yoshi Oida

Yoshi Oida (Kōbe, 1933) es actor, director teatral y escritor. Nacido y formado en Japón, ganó reconocimiento como actor de teatro, cine y televisión. Fue colaborador de Yukio Mishima.

En 1969 se incorporó al Centro Internacional de Investigación Teatral dirigido por Peter Brook, con el cual trabajó en sus espectáculos más famosos: Los ik, La conferencia de los pájaros, El Mahabharata y La tempestad, entre otros. En cine colaboró con Peter Greenaway y Martin Scorsese.

#LeéLem en el centenario de su nacimiento: Ciberíada, una fábula robótica de Stanislaw Lem que alucina, sorprende e invita a la reflexión en cada una de sus líneas