interZona

Chicos

Sergio Bizzio

Portada Chicos
ISBN
978-987-1180-91-2
Páginas
176
Formato
14 x 22 cm
Encuadernación
Rústica

"Mientras Rocío se alejaba, a Álvaro se le cruzaron por la cabeza un montón de supersticiones propias del sensible espontáneo: que la gente inteligente es progresista, que cualquier persona merece ser escuchada, que en todas partes hay poesía, que en esencia el ser humano es bueno y que los chinos son los mejores acróbatas del mundo, entre otras. Fue como si, para no derrumbarse, repasara o tanteara los cimientos sobre los que creía estar en pie. Y lo hizo tan bien que tuvo una erección."

Las ficciones de Bizzio suelen tener una fuerte impronta cinematográfica, como si estuvieran invitando al lector a firmarlas. 

Maximiliano Tomas, Perfil

Edición impresa $1290

El autor

Sergio Bizzio

Sergio Bizzio (Villa Ramallo, 1956). Es escritor, dramaturgo, poeta y guionista. Publicó las colecciones de poemas Gran salón con piano, Mínimo figurado, El abanico matamoscas, Paraguay y Te desafío a correr como un idiota por el jardín, las novelas El divino convertible, Planet (interZona, 2015), En esa época, Rabia (interZona, 2004-2015), Era el cielo (interZona, 2007-2017), Realidad, Aiwa, El escritor comido, Un amor para toda la vida, Borgestein, Mi vida en Huel, Diez días en Re, y los libros de cuentos Chicos (interZona, 2012), En el bosque del sonambulismo sexual, Dos fantasías espaciales, La conquista, Iris y Construcción, La pirámide y Tres marcianos (interZona, 2020). Es autor de las obras de teatro Gravedad (interZona, 2017), La China (interZona, 2016) y El amor, las dos últimas en colaboración con Daniel Guebel, con quien también escribió la novela El día feliz de Charlie Feiling. Varios de sus relatos y novelas fueron adaptados para el cine en la Argentina, Brasil, España y Francia. Ha sido traducido al inglés, francés, italiano, árabe, portugués, hebreo, búlgaro, holandés y alemán.

#LeéLem en el centenario de su nacimiento: Ciberíada, una fábula robótica de Stanislaw Lem para repensar lo humano